La Navidad, cuanto antes mejor. El 8 de diciembre llega oficialmente la Navidad a Irlanda. Los paisajes brillan con luces navideñas, los mercados de Navidad entran en plena actividad por toda la isla pues La Navidad en Irlanda significa cantidad de cosas que hacer.

Cada irlandés tiene personalidad propia, ¡así que tenemos seis millones de variaciones de personalidad! que es el número de habitantes en esta hermosa y tranquila isla. Según Freud, los irlandeses son la única raza para quienes el psicoanálisis no funciona. Así que “no esperes respuestas, diviértete haciendo preguntas.”

Con tanta personalidad existen 6 millones de costumbres, tradiciones y supersticiones para celebrar una Navidad irlandesa, pero la única en la que coinciden todos sus habitantes es que su cerveza es la mejor del mundo.

La cerveza Guinness es un caso inusual, ya que en raras ocasiones, una empresa privada de bebidas alcohólicas, se ha convertido a lo largo de los años en todo un símbolo nacional, del que toda Irlanda se muestra orgullosa.

La temperatura para ser servida debe estar en los 6º para que su sabor sea perfecto.

La primera pinta de Guinness fue servida en 1759, en la población de Celbridge (Irlanda), lugar de nacimiento de Arthur Guinness. El local estaba situado en el mismo lugar donde hoy se encuentra un reconocido pub llamado Mucky Duck.

La Guinness Draught es de la variedad de cervezas Guinness que se fabrican, la más consumida a nivel mundial. Según indica el fabricante, en el proceso de tirado de la pinta, debe ser dividido cuidadosamente en dos fases y un tiempo exacto de 119,5 segundos.

Una de las cosas más llamativas de la Guinness es que las burbujas bajan de la superficie del vaso hasta el fondo del mismo. Este efecto óptico cuya explicación científica fue demostrada  por la Real Sociedad Británica de Química, explica que las burbujas suben del centro del vaso  hacia arriba para luego bajar lentamente por los bordes debido a los gases (Nitrógeno y CO2) presentes en la composición de la bebida.

La original y pequeña bola blanca patentada por la cervecera y presente en las latas de Guinness, sirve  para que al abrir el recipiente se libere parte del gas introducido a presión durante el envasado. De este modo, al verter la cerveza en el vaso, la densa capa de espuma blanca que se forma, queda igual que si es tirada de barril.

El maridaje o combinación de la cerveza Guinness es usual en los platos de la cocina irlandesa, para elaborar salsas, hacer postres o el pastel de carne y Guinness, uno de los más famosos y populares que a continuación te mostramos en la receta.

Estofado de ternera con salsa Guinness

Ingredientes

  • 500 g de ternera para guisar (morcillo, por ejemplo)
  • 2 cebollas
  • 2 patatas
  • 2 zanahorias
  • 1 zanahoria blanca, chirivía o pastinaca (opcional)
  • 1 o 2 dientes de ajo
  • 1 rama de apio (opcional)
  • 1 nabo redondo (opcional)
  • 250 ml de cerveza Guinness stout
  • 250 ml de caldo de carne
  • 2 tomates en conserva
  • 4 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 pimienta de Cayena (opcional)
  • 1/2 cucharadita de maizena (opcional)
  • Tomillo fresco o seco
  • Perejil fresco
  • Sal y pimienta

Elaboración

  1. Pela la cebolla y los ajos. La cebolla córtala en trozos pequeños y los ajos machácalos en un mortero (o pícalos muy fino).
  2. Si le echas apio, lava la rama de apio y córtala en trozos pequeños.
  3. Examina la carne, retira la grasa que pueda tener y córtala en trozos. Luego, quítale el exceso de humedad con papel absorbente. Salpimienta al gusto.
  4. Lava los tomates, retírales el pedúnculo, córtalos por la mitad y saca las pepitas. Tritura los tomates en la batidora y pasarlos después por un colador fino.
  5. En una olla, calienta el aceite de oliva a fuego medio-alto.
  6. Cuando el aceite esté caliente, añade los trozos de ternera y dóralos por cada lado. Resérvalos, dejando el aceite en la olla.
  7. Añade la cebolla y, de manera opcional, el apio y la cayena machacada. Sofreír a fuego medio unos 5 minutos. Remueve de vez en cuando para que no se queme.
  8. Una vez pochada la cebolla, añade el ajo y el tomate. Deja reducir el tomate.
  9. Cuando el tomate haya reducido, vuelve a meter la carne en la olla y riégalo todo con la cerveza Guinness y el caldo de carne. Dale unas vueltas y agrega una rama de tomillo fresco o una pizca de tomillo.
  10. Tapa la olla y deja que cueza a fuego lento alrededor de 1 hora y media. Remueve de vez en cuando.
  11. Mientras tanto, pela las zanahorias, las patatas, la zanahoria blanca y el nabo. Córtalo todo en trozos.
  12. Pasado el tiempo de cocción, añade las verduras y remueve. Déjalo cocer destapado y a fuego lento durante 1 hora más o hasta que la carne y las verduras estén tiernas.
  13. Por último, rectificar de sal, si necesario.
  14. Si deseas espesar la salsa, añade la maizena disuelta en dos o tres cucharadas de agua fría y déjalo cocer unos minutos más, hasta que la salsa espese.
  15. Y ya está. En el momento de servir, espolvorea cada plato de estofado de ternera y Guinness con un poco de perejil fresco picado. ¡Buen provecho!

Una pinta de Guinness no excede de las 198 kilocalorías, además de tener grandes propiedades antioxidantes, que ayudan a evitar la acumulación de colesterol en el organismo. Así que puedes preparar esta exquisita receta tras los excesos de los días anteriores. Pruébala y nos cuentas que te ha parecido. Si además quieres participar en nuestro reto, publica su foto el próximo 26 diciembre con nuestro hasthag #europexmaschallenge y gana un fin de semana para dos personas.